Una botella milenaria

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

Para conocer el origen del vidrio hace falta remontarse al 1600 a.C., época de la que datan los primeros restos, hallados en Mesopotamia. Las vasijas de vidrio más antiguas que existen proceden de Egipto, donde floreció la fabricación de este material. Concretamente, datan de la época de Tutmosis III (1504-1450 a. C.). Y es que producirlo no entrañaba ninguna dificultad, dado que la naturaleza les proporcionaba sus componentes (carbonato sódico, caliza y sílice o arena). Más tarde, los fenicios descubrieron la técnica del vidrio soplado durante el siglo I a.C.

Botella

La botella más antigua del mundo apareció en 1867, en la tumba de un noble romano. Contiene vino y está sellada con cera, siguiendo las costumbres de la época. A día de hoy se conserva en el Museo Histórico de Pfalz (Alemania) y según los análisis, tiene 1.600 años.

No puede abrirse, ya que los especialistas consideran que no soportaría el impacto del aire después de permanecer más de un milenio cerrada. Tampoco merece la pena: el vino ya debe haberse convertido en vinagre y, además, venenoso. Así que no se cumple el viejo dicho de “mejorar con los años”, ya que en este caso ¡son demasiados! Sin embargo, en su momento al patricio debía de encantarle, ya que eligió pasar la eternidad brindando con él…

http://www.ehowenespanol.com/historia-envases-vidrio-sobre_320566/
http://www.saberdevino.com/category/curiosidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.