¿Un mundo sin botellas de plástico?

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

El plástico puede tardar, como mínimo, 100 años en descomponerse. Por lo tanto, en cualquier lugar del mundo pueden aparecer residuos de este material degradado que no han desaparecido todavía y puede que aún tarden mucho tiempo en hacerlo. Incluso en los océanos, con el peligro que esto conlleva: algunos peces y animales marinos se alimentan de estas pequeñas partículas de plástico que confunden con plancton. Y, ¿qué ocurre entonces? Que el plástico vuelve a nosotros a través del pescado que comemos.

Foto

Un material, por lo tanto, que no contribuye a un desarrollo sostenible de nuestra sociedad y nuestro planeta. ¿Es posible, entonces, una vida sin plástico? Algunas ciudades han sido conscientes de esta problemática y han empezado a tomar medidas al respecto prohibiendo la venta de botellas de agua de plástico.

La primera gran ciudad en decir basta a estos envases de fue San Francisco en 2014, aunque antes otras localidades o campus universitarios de Estados Unidos y Canadá, ya se habían unido a la prohibición.

La capital de California decidió limitar la venta de agua en botellas de plástico de menos de 0,6 litros en eventos, para evitar los envases individuales que son los más vendidos y, por lo tanto, las que más residuos generan. La prohibición comenzó el pasado 1 de octubre para edificios y eventos públicos cubiertos y en 2016 se alargará a eventos celebrados al aire libre. Los grandes eventos deportivos y culturales tendrán hasta al 2018 para adaptarse.

Esperamos que más ciudades se unan a esta medida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.