Un brindis terrorífico

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

Con la resaca de Halloween hacemos un repaso de las bebidas alcohólicas más macabras y, por tanto, exclusivas que se han comercializado en los últimos años para estas fechas. Vinos y licores varios con packagings tan originales y elaborados como espeluznantes, cuyo objetivo es resucitar muertos, espantar las malas vibraciones y convertirse, en suma, en el centro de las fiestas de difuntos. Olvídate de calaveras y gatos arqueados: el diseño de estas estas botellas es inteligente y consigue inquietar, intrigar y sorprender, destilando en ocasiones tanto humor negro que no parece de este mundo. Algunas forman parte de ediciones limitadísimas, de forma que casi se consideran leyendas urbanas. Pero existen… y cualquier coleccionista matará por conseguirlas.

Ghodtly White

El año pasado, la bodega Elk Creek Vineyards triunfó por estas fechas con los blancos Ghostly White y el tinto Bone Dry Red. A la vista de la presentación, las macabras etiquetas tuvieron algo que ver, especialmente la elegida para los blancos, que se convirtió en la imagen representativa de esta colección. Actualmente es muy difícil encontrar una de estas botellas en las tiendas online.

Vampire

Vampire Vineyards ofrece colecciones enteras de vinos para “chupasangres” desde 1985. No hay más que ver los nombres de las gamas: Drácula, Vampire, Trueblood… Y eso que, cuando empezaron, todavía faltaba mucho para el boom de Crepúsculo. Eso sí, sus productos son para vampiros de la vieja escuela, elegantes, decadentes y amantes del terciopelo. De ahí que los envases y etiquetas sean, en la mayoría de los casos, de color negro con detalles en rojo (sangre). Para la modernidad, una concesión: el Vampire Vodka.

Absenta

La firma Stranger & Stranger es una verdadera experta en esto de decorar bebidas alcohólicas para espantar a los malos espíritus. Así, decoró Bewithed Russian River Valley Pinot Noir (a la izquierda en la foto), un vino que la bodeguera Virginia Marie Lambrix había embrujado previamente con sabor a cerezas. Envolvió la botella en un packaging de papel que, además de hacer pensar en un brebaje encantado, contenía información práctica, como alimentos con los que maridar éste.
Stranger & Stranger Absinthe (en el centro) resucitó en 2010 la que se considera segunda bebida de los vampiros y primera para poetas malditos. Para ello, se creó una edición limitada de sólo 250 botellas muy vintage, tanto en el concepto del envase como en el de la etiqueta. Y, para el tinto Dearly Beloved, los diseñadores se inspiraron en la Fiesta de los Muertos mexicana, presidida por una gran calavera floreada, rica en detalles tipográficos. En el interior, un coupage de syrah, zinfandel y grenache, entre otras variedades, procedente de Mendocino County.

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.