Todo lo que quieres saber sobre el reciclado de vidrio

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

post_reciclado
Cuando reciclamos envases de vidrio estamos contribuyendo a proteger el medio ambiente, ya que esta acción supone menos residuos para los vertederos. Traducido a cifras: 3.000 botellas recicladas son 1.000 kilos de basura menos. Además, se quema menos combustible para fabricar nuevos envases, por lo que se reduce la contaminación del aire un 20%, así como la producción de gases en la fundición.

Más ventajas: el vidrio reciclado precisa un 26% menos de energía porque la temperatura necesaria para fundirse es menor a la que se requiere para fundir las materias primas originales. Y, por si fuera poco, también se gastan menos recursos naturales -reciclando 3.000 botellas se ahorran 1,2 toneladas de materias primas, reduciendo así la erosión de tierra por extracción-.

Todo esto es lo que se consigue con dos simples gestos: separar y llevar a su iglú más cercano.

EL PROCESO

El reciclado de vidrio sirve para recuperar y reutilizar los envases, o bien para recuperar los desechos de vidrio. Existen dos métodos principales: lavado y posterior reutilización del envase (envases retornables) y selección, trituración y fundición del material para crear nuevos productos.

Conviene tener en cuenta que hay diferentes tipos de vidrio atendiendo a su composición o color, por lo que puede haber una selección previa. La recogida del vidrio viene de los ciudadanos o comercios a través de los iglús verdes, y procede de las empresas e industrias a través de gestores de residuos.

El segundo paso consiste en la limpieza. El vidrio se transporta a la planta de tratamiento para eliminar suciedades y retirar elementos como plástico, papel, corchos, cápsulas y otros residuos. Una vez limpio, el vidrio pasa por una serie de tamices y martillos, donde se tritura hasta obtener el tamaño deseado. A continuación, unos imanes retiran los restos de metal que pueda tener.

El vidrio triturado y preparado para ser fundido de nuevo se denomina calcín. Éste se mezcla con arena, sosa y caliza para fabricar nuevos tarros, frascos y botellas de vidrio… que conservan idénticas propiedades que los originales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.