Tag Archives: vidrio y salud

  • botellas que pueden reutilizarse

    Reutilizar botellas: de vidrio, sí

    CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

    ¿Es bueno rellenar botellas para volver a usarlas? Una práctica que conlleva riesgos.

    Mucha gente lo hace. Comprar una botella de agua, por ejemplo. Bebérsela mientras trabaja o realiza una actividad deportiva y, acto seguido, rellenarla de agua y continuar. Pero los especialistas en salud ya advierten que esta costumbre puede resultar peligrosa a la larga, dependiendo del material con el que se fabrican los envases. Y es que no todos son reutilizables.

    reutilizar botellas y salud

    Los expertos en salud recomiendan no reutilizar cualquier botella, dependiendo de qué está hecha.

    Cosas a tener en cuenta al reutilizar botellas

    En una noticia publicada recientemente en la web cuidateplus, se hace hincapié en los riesgos sanitarios de emplear las botellas de plástico una y otra vez. Ello se debe a que se fabrican con el fin de servir a un solo uso y reciclarse después. El peligro, según los médicos consultados, es bacteriano.

    Al reutilizar botellas con frecuencia, normalmente no las lavamos. Esto propicia la aparición de microorganismos en la boquilla y también en su interior, procedentes del ambiente y también de la saliva y las manos del usuario.

    En el caso del plástico, además, se une otra circunstancia que aumenta la posibilidad de contraer una infección. Con el tiempo, el plástico se empieza a deformar y puede producir pequeñas grietas, en las que se acumulan las bacterias y los mohos. Estos microorganismos son capaces de sobrevivir en el agua y hasta de multiplicarse. Algo nada deseable, desde luego.

     

    reutilizar botellas de plástico

    Los envases de plástico entrañan riesgos al deformarse más que los de vidrio.

    Tales microorganismos presentan una gran variedad y, entre ellos, hay incluso bacterias de origen entérico, parecidas a algunas presentes en la comida y capaces de provocar toxiinfecciones. ¿Sus síntomas? Diarreas y otra clase de alteraciones digestivas, según el tipo de patógeno.

    Los mismos expertos en salud aseguran que las botellas de vidrio están libres de contaminantes químicos. El vidrio, por añadidura, es un material que presenta dificultades a los microorganismos a la hora de adherirse a él, por lo que es el más seguro. Por ello, son mucho más recomendables que las de plástico. Sin olvidar que conservan perfectamente las características organolépticas de la bebida, sin interferir en su sabor.

    Por supuesto, en el uso de envases de vidrio es igualmente esencial mantener el hábito de la limpieza. Deben lavarse al menos una vez al día. En especial si guardamos líquidos que no sean agua, como zumos o purés. Y siempre se debe evitar exponer los envases al sol y a altas temperaturas.

    En Mis Botellas de Vidrio, hemos fichado firmas de botellas de agua  para reutilizar que conquistan con su diseño. ¡Descúbrelas y cúrate en salud!

     

  • Envases sostenibles, la tendencia más beneficiosa

    CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

    El número de empresas que apuestan por la sostenibilidad no ha dejado de crecer en los últimos años, tal y como lo demuestran los datos hechos públicos en un estudio. Éste pone de manifiesto que más de 2.000 empresas han implementado medidas para conseguir envases sostenibles que sean fáciles de reciclar y que a la vez permitan un mejor aprovechamiento del producto envasado.

    tarro vidrio1

    Vidrio y sostenibilidad van de la mano. Este material se ha convertido en uno de los más utilizados para el envasado de bebidas y productos de alimentación. Por sus peculiares características, el vidrio te permite almacenar productos de una forma higiénica.

    La fabricación de vidrio desde cero implica un proceso industrial que conlleva emisiones de carbono y que tiene un impacto negativo en el medio ambiente. Sin embargo, gracias al reciclaje que empresas y particulares llevan a cabo, es posible obtener vidrio de una forma mucho más sostenible.

    window-1629020_960_720

    El vidrio puede reciclarse al 100 % y un número ilimitado de veces, lo que contribuye a la economía circular en la que tú puedes colaborar, haciendo que no se gasten más recursos de los necesarios. Precisamente por ello, el número de empresas que escoge el vidrio como material para envasar sus productos, sigue en aumento.

  • ¿Envases que engordan?

    CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

    Cada vez hay más razones para pasarse al vidrio como alternativa de envase saludable. La última viene en forma de noticia, publicada por ABC: el plástico en contacto con los alimentos puede tener repercusiones negativas en nuestro peso. Sabíamos que se engorda por muchas causas: malos hábitos alimenticios, falta de ejercicio, el factor genético… pero, ¿debido al recipiente que alberga lo que comemos? Sí, según un estudio llevado a cabo por especialistas del Centro de Investigación Medioambiental Helmholz (UFZ) de Leipzig (Alemania), que se ha publicado en la revista Plos One. Los científicos se preguntaban si los ftalatos, unas sustancias que se utilizan para ablandar el plástico y hacerlo más flexible, influyen de alguna manera en el metabolismo y los problemas de peso. La conclusión es afirmativa, ya que pueden pasar al organismo a través de la piel o de la comida.

     

    Tarro Verallia

    Los experimentos se realizaron sobre ratones, algunos de los cuales fueron expuestos al ftalato DEHP a través del agua que bebían. Se comprobó que estos últimos aumentaban de peso, sobre todo en el caso de las hembras.

    La explicación está en que estos compuestos químicos pueden llegar a migrar, en ciertas circunstancias, del envase a los alimentos que guardan. Al ingerirlos son capaces de desencadenar un proceso metabólico que hace ganar peso. La acción de los ftalatos provoca que suba el nivel de ácidos grasos insaturados, interrumpe el metabolismo de la glucosa y altera la composición de receptores en la sangre.

    Por ello, crece el número de consumidores que optan por comprar productos en vidrio, almacenarlos en este tipo de frascos y botellas y cocinar con ellos en el microondas. Por su estructura molecular, es un material completamente inerte y, por tanto, el más seguro. Algo que puede comprobarse en el sabor de los alimentos, que es capaz de conservar sin ninguna alteración.