Tag Archives: vidrio sostenible

  • Aumenta el reciclaje de vidrio en España

    CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

     

    Los españoles vuelven a batir su récord en envases de vidrio reciclados.

     

    Un año más, los españoles suman más envases de vidrio reciclados. La cantidad de vidrio reciclado en nuestro país en 2018 se ha incrementado de manera significativa según los últimos datos facilitados por Ecovidrio. La fundación sin ánimo de lucro que gestiona los residuos de vidrio en España ha informado de que se recicló una media de 18 kilogramos de recipientes de vidrio por persona, alcanzando un total de 893.989 toneladas en 2018.

    Vidrio reciclado en España

    Una buena noticia para nuestro medio ambiente: los españoles hemos incrementado la cantidad de vidrio reciclado en un año.

    Más vidrio reciclado en 2018

    La cifra de vidrio reciclado en nuestro país el pasado año equivale a un 9% más respecto a 2017. Así, se ha registrado el mayor crecimiento en la última década. El resultado es un verdadero récord que sitúa la tasa de vidrio reciclado en un 76,5 por ciento. Es decir, un 3,5 por ciento respecto a la estimación de 2017.

    Los iglús verdes no dejan de dar alegrías cada año, puesto que las cifras detectadas están en crecimiento. La recogida de tarros y botellas de este material en 2018 aglutinó un total de 840.361 toneladas. Esto supone un crecimiento del 6,5 por ciento respecto del año anterior.

    Las cifras arrojan el dato de que cada español separó y depositó en el contenedor verde una media de 18 kilogramos de vidrio. O, dicho de otra manera, 68 envases por persona.

    ¿Quiénes son los que más reciclan vidrio en España? En 2018 han sido los habitantes de Baleares, por sus 30 kilogramos por ppersonarecogidos. Les siguen País Vasco y La Rioja, con 27,5 kilogramos por persona. Luego, Navarra, con 25,9 kilos y Cataluña, con 21,4 milos por cabeza.

     

    Vidrio reciclado en 2018

    Cada vez más españoles usan los iglús verdes para la recogida de residuos de vidrio.

    Al trabajo con los contenedores verdes hay que unir la gestión de Ecovidrio del reciclaje de 53.628 toneladas de residuos de envases de vidrio procedentes de 16 plantas de Residuos Urbanos. Esta labor permite reciclar envases de vidrio que los consumidores arrojan al contenedor equivocado.

    Reciclar vidrio, un servicio al medio ambiente

    Dicho volumen de vidrio reciclado tiene las consecuencias más positivas para nuestro entorno y, por ende, nuestra salud. Gracias a la cadena de reciclado, en 2018 se evitó la emisión a la atmósfera de 520.000 toneladas de CO2, aproximadamente. Esto equivale a dar más de 120 vueltas al mundo en avión. También se ha podido dejar de extraer una cantidad de materias primas equivalente a 100 veces el peso de la Torre Eiffel.

    Y aún más: se ahorró casi 1,4 millones de MwH de energía. Es lo que se  necesita suficiente para abastecer a todos los hospitales del país durante tres meses.

    Y es que España es uno de los países de Europa que cuenta con un mayor parque de iglús verdes. Uno para cada 208 ciudadanos. Y no cabe duda de que estamos usándolos mucho y bien.

    Desde Ecovidrio se señala que,  a pesar de los  buenos resultados, es necesario paliar las desigualdades entre territorios. Lo que pasa necesariamente por políticas que den prioridad al sistema de reciclaje.

     

  • vidrio y sostenibilidad

    Vidrio y economía circular

    CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

    Vidrio España presenta un informe con las contribuciones de este material a la economía y a la sostenibilidad.

    Industria del vidrio y economía circular están prácticamente asociados. Es lo que busca demostrar Vidrio España con su último trabajo, presentado recientemente. El informe analiza la contribución del sector de fabricación de este material y de sus cuatro asociaciones miembros, a lo largo del periodo 2014-2016. Aborda todos los enfoques posibles:  económico y de generación de riqueza y, especialmente, ambiental, basándose en la reducción de posibles impactos en el entorno y en la generación de empleos de calidad.

    vidrio y economía circular sostenibilidad

    Vidrio y economía circular son dos conceptos que prácticamente van de la mano, según el último informe de Vidrio España.

     

    Vidrio y economía circular, naturalmente unidos

    El estudio muestra en cifras lo que este material hace por fomentar una verdadera economía circular. Aquí están las cifras: en 2016, la industria generó una cifra de negocio de 2.084 millones de euros; produjo 3,73 millones de toneladas de vidrio y dio empleo a 6.714 personas, alcanzando un 93% de empleo indefinido.

    La asociación Vidrio España se dedica a defender y destacar el papel de este material en nuestra sociedad, sobre todo en lo referente al medioambiente. Sus miembros son, entre otros, Anfevi (Fabricantes de Envases de Vidrio), Faovi (Fabricantes de Otros Vidrios) y Favipla (Fabricantes de Vidrio Plano). Todas las empresas que la integran buscan compatibilizar el desarrollo sostenible con unos resultados económicos, sociales y ambientales positivos. De este modo, también se contribuye a la reorientación productiva y al desarrollo del país.

    El reciclaje de materiales para reducir el consumo de recursos naturales, la implementación de sistemas de recogida y reciclaje de vidrio, el uso de tecnologías más eficientes y el compromiso con el empleo local son rasgos propios del sector de vidrio. Pero, además, constituyen los desafíos de una economía circular.

    El siguiente vídeo de Vidrio España recoge todas estas ideas.

    El vidrio, símbolo de una economía circular

    La industria del vidrio es un modelo de economía circular. Y es que dicho material puede considerarse representativo de ésta por sus características naturales. Es 100% reciclable infinitas veces y conserva todas sus propiedades sin perder un ápice de calidad. Gracias a ello, en sus procesos productivos agota menos recursos naturales y, por tanto, reduce el gasto en energía. En consecuencia, su impacto medioambiental en su actividad es menor que el de otras industrias.

    Por eso,  se puede decir que es un ejemplo de eficiencia, estabilidad y sostenibilidad.