Tag Archives: restyling de marcas

  • Rediseñarse o morir

    CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

    El “restyling” de un envase es necesario cuando un producto se desactualiza y, en consecuencia, caen sus ventas. Pero ojo, que entraña sus riesgos.

    ¿Cómo rescatar una marca que ya no vende? Conquistar nuevos públicos, más jóvenes, y buscar nuevos momentos de consumo es imperativo.  Todo pasa por el rediseño de packaging. Estos son los pasos que se dan en el proceso de restyling de bebidas y alimentación.

    Rediseño de packaging botella Hendersons

    La sidra Henderson’s recibió recientemente un lavado de cara de la agencia Sand Creative en clave vintage: cada etiqueta se basa en un póster de la época victoriana.

    A vueltas con el rediseño de packaging

    Según Sergio Mate, Director Creativo de La Cía, agencia de Branding y Packaging, lo normal es que la marca cliente piense, en un primer momento, que su presentación debe ser revolucionaria para poder reconectar con el shopper. Con esa idea en mente, se empieza por realizar un estudio de mercado y, en base a ello, vienen los pasos siguientes: generar un storytelling que emocione; dar relevancia al producto para que pueda ser consumido en todos los momentos del año y no sólo en épocas concretas; si se quiere captar al segmento más joven, buscar un lenguaje más versátil; y, por supuesto, encontrar la manera de sorprender. Un repaso de las fortalezas y debilidades también es clave para entender cómo volver a emocionar al consumidor y cómo convertirse en una “love brand”.

    Con todo este análisis se elabora una propuesta de diseño: normalmente se hace un cambio radical del envase, con juegos de conceptos en torno a su nombre y su tipografía; se sugieren nuevos sabores y nuevos formatos de packaging, buscando ante todo la innovación. Una vez se obtiene el resultado, toca ponerlo a prueba. De este primer test de consumo viene mucha información sobre lo que se debe pulir.

    Rediseño de packaging Eva Cream

    Eva Cream de Barbadillo cumple 94 años y lo celebra con un cambio de imagen que nos lleva a 1923.

     

    Los riesgos del “restyling”

    Dice Sergio Mate que puede haber hasta 25 fases de test a lo largo de todo un año durante el proceso de rediseño de packaging. A partir de éstas, los diseñadores sacan las conclusiones de por dónde seguir trabajando. Y estas conclusiones son:

    -El consumidor es el nuevo jefe. Se cambia sólo lo que él permite. Porque si una bebida se transforma demasiado, el público deja de sentirse identificado con ella. Le han “tocado” la marca y no la reconoce. Un cambio tipográfico que nos parece leve, él lo percibe como algo bruso. Pero también puede darse lo contrario: que se aburra de lo mismo.

    -La marca puede pedir a sus diseñadores algo que “revolucione el mercado”, pero, al final, hará lo que el cliente le deje hacer. Por ello, lo más seguro es que el diseño resultante no difiera demasiado del original.

    Parece mentira después de tanto trabajo (repetimos, ¡25 fases!), pero es así. El shopper es quien te da la razón. Por ejemplo, a este vino le salió bien la jugada.