Tag Archives: Javier Garduño

  • Historia de una botella de diseño

    CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

    Javier Garduño nos cuenta cómo desarrolló con su estudio el packaging del premiado vino L’Amphore.

     

    Hoy os relatamos la historia de una botella de diseño, la del vino L´Amphore. Se trata de un proyecto muy especial, en el que la enóloga María Alfonso ha trabajado durante nada menos que una década. Lo importante es saber, por un lado,  que está elaborado y criado dos años en barrica de roble y seis en tinajas de barro; por otro, que el autor de su nada habitual envase es el zamorano Javier Garduño. Su diseño le ha valido los premios Pentawards y Liderpack este año. Nos ponemos al habla con él para que nos explique la historia de una botella de diseño a la altura de las particularidades de este vino.

    Historia de una botella de diseño Amphore

    Un vino de diseño elaborado en tinajas, tan moderno como artesanal.

    El primer vino de ánfora

    Sin duda, la gran característica diferencial de L’Amphore es que se trata del primer vino elaborado en ánforas, enterradas aproximadamente 10 años en tierras de la bodega Viñas Zamoranas. El haber evolucionado en un medio natural presta notas especiales a sabor. Es una edición limitada, fruto de un complejo proceso prácticamente artesanal.

    Y Javier, conocido diseñador de esa misma tierra, recibió el encargo de reflejar todas estas particularidades en un envase de vidrio único. “María vino al estudio al haber visto nuestros trabajos en internet, a pesar de ser de la misma zona no nos conocíamos personalmente”, explica el diseñador. “Nos contó el proyecto con un entusiasmo y una pasión que merecían lo mismo por nuestra parte. Ella nos pidió un diseño de packaging que fuera espectacular y que a su vez representara este vino tan característico. Nos puso el listón bastante alto, ya que nos pidió algo diferente de todo lo que hubiera en el mercado”.

     

    Historia de una botella de diseño vino de ánfora

    Las ánforas son claves en la evolución del vino L’Amphore y le dan un sabor característico.

     

    La botella que sale del barro

    La inspiración vino, tras mucha reflexión, del propio barro. Los responsables del estudio quisieron que el envase diese la impresión de que salía directamente de él. Con esta idea, se pusieron manos a la obra. “Cerca de Zamora está Pereruela, un pequeño pueblo muy conocido por su barro refractario. Allí tenemos un conocido que es alfarero. Le expusimos lo que queríamos hacer. Le pedimos barro molido de distinto grosor para hacer pruebas. La mayor dificultad era cómo íbamos a pegar el barro en la botella. Fue entonces cuando se nos ocurrió mezclarlo con lacre para que cogiera la misma textura que las tinajas. En unas cuantas pruebas dimos con la fórmula”.

    Historia de una botella de diseño vino barro

    Cada botella se “adorna” con barro a mano, de forma que cada envase es único.

    Entre los detalles más reseñables del diseño final está el hecho de que se lacraron la cabeza, el cuello de la botella y, también, la base, con una forma irregular. Y siempre a mano, como se hace con las tinajas, por lo que eso cada botella es distinta.

     

    Un envase de vidrio para tocar

    Javier prosigue: “Después de ver cómo quedaba de espectacular el barro, decidimos poner el nombre con tipografía Times New Roman mayúsculas. Los precursores de la elaboración del vino en tinajas fueron los romanos y con eso ya era suficiente. El nombre está serigrafiado en oro en la botella para darle ese toque premium. Al igual que los datos legales en la parte trasera”. Al fin y al cabo, como señala el especialista, “este es un vino de estantería de tienda especializada, que convive con muchos otros vinos. Queríamos que tuviese algo que incitara a acercarse. Por eso, cuando ves el barro inmediatamente se te va la mano, lo que hace que esta botella te llame la atención de otra manera aparte de la visual”.

    Aparte de la botella, el estudio también creó unas cajas de madera para tres y seis botellas, tipo estuche. Con una serigrafía que muestra únicamente el logo.

    Javier confiesa que trabajar con el vidrio reporta muchos placeres. “Para mí es el material más camaleónico que hay, por eso es mi favorito. Da sensación de barato, de caro, de antiguo, de moderno, transparente, de color. Se deja hacer cualquier cosa, etiquetar, pintar, serigrafía… y todo le da el aspecto que quieres conseguir”.

    Nuestro entrevistado también insiste en la importancia creciente de utilizar un packaging diferenciador en el mundo del vino. “Ahora mismo, para la primera compra de un producto, yo diría que un 90% lo adquiere por el packaging. Luego ya entrarían otras variantes, como precio, gusto, etc… pero en un lineal, junto con otros productos similares, está claro que en igualdad de condiciones o incluso siendo un poco más caros los que tengan mejor packaging serán los elegidos”.

    Historia de una botella de diseño Javier Garduño

    La historia de una botella de diseño que hizo del barro un elemento premium.

  • Creación en vidrio de Javier Garduño Estudio.

    Javier Garduño: “El vidrio lo tiene todo”

    CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

    Cómo elaborar un packaging de éxito en vidrio, en palabras del diseñador Javier Garduño

    Creación en vidrio. Continuamos con nuestra serie veraniega de entrevistas al jurado del IV Concurso de Vidrio y Creación de Verallia. Hoy le toca el turno al diseñador Javier Garduño, autor de diseños limpios y puros, premiados en muchas ocasiones. Orientados a clientes nacionales e internacionales de sectores como alimentación, textil o administración y servicios.

    Desde muy joven, se sintió atraído por el graffiti y la fotografía a través de la práctica del skateboard. La forma de tratar el color y las tipografías en este mundillo sentaron las bases de su creatividad. En 2003 abrió Spavila Designs, su propio estudio, en Zamora. También, comenzó su andadura como docente. La Mención Especial del Jurado en los Premios de Publicidad de Castilla y León en 2010 supuso el empujón definitivo para abordar su último proyecto profesional, Javier Garduño Estudio de Diseño. Desde allí abarca proyectos integrales de diseño gráfico, web, packaging, fotografía, interiores y espacios.

    creación en vidrio Javier Garduño

    El calendario lunar del enólogo Kiko Calvo, en esta botella de Javier Garduño Estudio.

    Así defiende su trabajo: “El diseño es un elemento diferenciador”, opina. “Salirte de los estándares en las botellas de vidrio antes era un sacrilegio. No para mí. Ser diferente en este mercado cada vez más saturado de productos es básico. ¡Y necesario!” Precisamente por lo anterior, encuentra un aliado en el vidrio. De él destaca “la pureza, el tacto, la tradición y al mismo tiempo, la modernidad que aporta. Es de esos materiales que lo tiene todo”.

    En cuanto a la innovación en packaging en nuestro país, nuestro invitado se muestra de lo más optimista ante el panorama. Para él, España está bien posicionada en la revolución del diseño de envases actual. “Casi siempre, en los premios internacionales de packaging hay muchos españoles, muy buenos, con conceptos superiores a los europeos. España tiene que estar entre los tres mejores del mundo”.

    Si quieres saber lo que cuenta Javier sobre cómo un diseñador hace frente a las limitaciones que se encuentra en su trabajo y otros aspectos interesantes de la creación en vidrio, ¡no te pierdas este vídeo!

     

  • Arte embotellado: los vinos de diseño de Javier Garduño

    CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

    Su buen hacer y la pasión que imprime en los proyectos que desarrolla han convertido a Javier Garduño en uno de los creadores de botellas de vino originales más buscados de Castilla y León. Toda una referencia en el sector, que cuenta con su propio estudio en Hiniesta.

    Javier Garduño1

    Su obra empezó a darse a conocer con las etiquetas para los vinos de diseño de Castromendi, una bodega joven e innovadora. Se crearon tres botellas con el nombre de la bodega en letras troqueladas, dejando pasar la luz a través de ellas y creando un llamativo efecto. El trabajo logró hacerse con el Laus de Bronce 2014 al mejor packaging y el Oro en diseño de etiqueta en los Premios Inspira 2014.

    Javier Garduño2

    Destacan también las botellas de diseño creadas para Quesería La Antigua de Fuentesaúco, presentadas en la feria Alimentaria 2014. El envase simulaba ser una botella de leche, pintada de un blanco mate y con el nombre del vino en negro.

    Javier Garduño3

    Recientemente, Javier Garduño ha diseñado las etiquetas para la línea de vinos Munia de las bodegas ViñaGuareña, en las que se recrean varias reinas – una para cada variedad – al estilo de la baraja española. También ha creado las botellas de diseño del vino 20 Cuartas, de las bodegas Pobladura, en las que el tradicional papel kraft se actualiza con un diseño en relieve seriegrafiado.

    Cualquier botella de vino querría ser vestida por su inspiración.

  • Los vermuts más originales

    CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

    Vermut, vermú, vermout o vermouth son solo algunos de los diversos nombres que existen para designar una bebida tradicional en la mayoría de pueblos españoles desde antaño, pero que ahora vuelve a ponerse más de moda que nunca, con un aire fresco y juvenil, convirtiéndose en todo un vermut de diseño. Así lo podemos comprobar en las colecciones de JohnAppleman, que muestran el licor con un nuevo packaging más rompedor para romper con lo establecido; también la compilación de Javier Garduño, con un estilo más sofisticado y elegante.

    Appleman vermut vermouth

    Un ejemplo de este cambio de aires es Bodegas Valdepablo, que tras elaborar un clásico desde el año 1928 se ha tirado a la piscina con una versión más moderna con la marca Luis The Marinero. Ello apostando por los nuevos formatos de la actualidad pero manteniendo las tradiciones transmitidas de generación en generación. luis-the-marinero-vermut-BAJA

    Turmeon, nacido de una receta familiar en Zaragoza durante tres generaciones, mantiene la esencia del propio abuelo pero con una etiqueta singular, al ser la primera en tener movimiento.

    Son muchas las bodegas que han decidido conservar las costumbres con el producto y a su vez transformar sus etiquetas con ese halo de modernidad. Es el caso de Domingo. Producido de manera artesanal a partir de vinos con extractos de raíces y flores de plantas aromáticas, este vermut rojo clásico aporta un sabor dulce, pero con un punto amargo.

    Domingo

    Interesante es el look de Mutus Vermuth Cocktail Rosso, de origen valenciano; partiendo de un creativo juego de palabras (cock, de gallo, y tail, de cola) se crea un símbolo con la imagen de un gallo. Esto hace que tanto el diseño como el producto en sí sean exquisitos.

    Mutus-Vermouth-de-Sibbaris-Privée

    Y si de vermuts originales se trata, el Vermouth FONTALIA Classic Red y Dry Red nos sorprende con una presentación en negro de la botella, con diversos motivos estampados en blanco y amarillo, para el Classic, y rojo para el Dry. Este envase no sólo engloba arte y originalidad, sino un profundo sentido de la vida: La vida es sencilla, pero insistimos en complicarla (Confucio), una de las citas que se presentan dentro del diseño de este fabuloso vermut.

    IMAGEN_FONTALIA-big

    Son muchos expertos que apuestan por la vuelta del vermut y el éxito de su regreso. “En mi opinión, se debe a su estilo libre y popular. No hay que preocuparse del lugar, ni con quién. Además, reúne a padres, mayores, jóvenes y niños y sin gastarte mucho dinero”, afirma Miquel Àngel Vaquer, propietario de Casa Mariol, una bodega barcelonesa. Casa Mariol es un claro ejemplo de la dedicación de la estética del vermut con un diseño gráfico que les ha permitido conectar con sus consumidores con una nueva propuesta.

    Casa Mariol