Tag Archives: envases del futuro

  • Hacia el envase sensorial

    CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

    Los recipientes sensoriales se perfilan  como los propios del futuro.

    El packaging sensorial es uno de los modelos de packaging del mañana, junto al smart packaging y el packaging ecológico. Su diseño se distingue de los otros dos por su ambición de conectar con el consumidor a través de sus sentidos. Especialmente, la vista, el olfato y el tacto. En el caso de las botellas de vidrio, el tratamiento de las etiquetas (colores, técnicas de impresión y materiales empleados) es el gran protagonista.

     

    packaging sensorial y colores

    Los creadores de Absolut Vodka Rainbow Edition recurrieron a la importancia de los colores como gancho para la vista.

     

    Packaging sensorial: el imperio de los sentidos en el marketing

    El neuromarketing confirma la importancia de esta clase de recipientes. La llamada neurociencia ha demostrado que, en el proceso de toma de decisiones, sólo dos segundos son necesarios para elegir un producto. Y este proceso no es racional, sino emocional.

    Así,  los envases sensoriales, que buscan la complicidad del público apelando a recuerdos y sensaciones, implican conocer  bien el target al que se dirige. Ya que la personalización es clave. El uso de determinados colores es una ayuda, ya que cada uno se asocia a valores o estados de ánimo.

    El terreno de los sentidos proporciona a los diseñadores variados y nuevos elementos con los que trabajar. El «aroma a nuevo» que sentimos al abrir una caja, pues, no es casual, sino otra herramienta con la que un artículo quiere enamorarnos. Así como ese papel satinado que resulta agradable acariciar.

    ¡No es de extrañar que haya packagings que no queramos deshacer! Por su belleza y las sensaciones que transmite, especialmente atractivas a nivel visual.

    packaging sensorial de vidrio

    El packaging sensorial está muy ligado al mundo de las emociones humanas.

     

    Esta clase de packaging necesita también una cuidadosa coordinación entre la estrategia de marketing y los efectos que el producto transmite.

     

    ¿Qué debe tener una botella sensorial?

    Si quisiéramos vender una botella de vidrio como envase sensorial, debería contar con las siguentes propiedades.

    Minimalismo. Ha de proporcionar la información justa para que un sentido determinado la pueda encauzar. Todo lo que sea recurrir al exceso provocará problemas de atención al consumidor.

    Claridad. Debe entenderse fácilmente. Hay que tener claro a qué emociones se va a apelar desde el primer momento. Y huir de todo lo que pueda crear confusión.

    Público determinado. Nunca se debe olvidar a quién nos dirigimos. Los gustos del consumidor guían el diseño de un envase y no al contrario, por maravillosa que sea una idea. También hay que trabajar acorde a la imagen de marca.

    ¿El vidrio es un buen aliado del packaging sensorial?

    En realidad,  constituye el material perfecto para proporcionar una experiencia total y placentera a los sentidos.

    Es estético. Su transparencia sugiere pureza y perfección. Sus posibilidades a nivel de imagen son infinitas. Acompaña al contenido, lo realza y expresa sus propiedades.

    Respeta los aromas de su contenido, comunicándolos al olfato con toda honestidad.

    Una botella de vidrio no altera el sabor de una bebida. Permite apreciarlo  con todas sus virtudes intactas.

    Existen numerosas técnicas para tallar el vidrio, jugar con su forma, realizar esmerilados o craquelados que los dedos pueden recorrer y gozar.

    Y en el momento de brindar… el «chin» de las copas de vidrio es inigualable y exactamente lo que el público espera.