¿Sabes por qué no sabe?

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

Una de las grandes ventajas de preservar los alimentos en vidrio es que puedes estar seguro de que, cuando abras el envase, la comida no sabrá a otra cosa más que a comida. Se debe a que el vidrio es inerte: no hay cesión entre él y su contenido. Condimentos y vitaminas se mantienen sin alterar su sabor. ¿Necesitas pruebas científicas? Aquí van.

SabesPorQue

El vidrio es hermético, debido a su estructura molecular. Ofrece una gran resistencia a la disolución y resulta impenetrable al oxígeno. No absorbe sustancias que están en el interior o el exterior del envase ni reacciona con ellas. Por otro lado, está libre de bifenol A (un químico parecido al estrógeno). Tampoco contiene ITX (isopropiltioxantona), Phatalates (plastificadores presentes en algunos plásticos), Acetaldehído (un metabolito hepático del etanol), ni ningún otro químico susceptible de poner la salud en peligro.

Es posible abrir y cerrar los recipientes de vidrio tantas veces como haga falta, sin tener que consumir de una vez su contenido; calentarlos en el microondas (ya que son resistentes al calor), esterilizarlos o pasteurizarlos, garantizando así las condiciones de higiene necesarias para realizar conservas caseras o simplemente guardar en su interior un extensísimo abanico de alimentos: carne, pescado, verduras, frutas, lácteos, pastas, salsas, especias…

Utilizar vidrio no sólo significa salud para nosotros –a la hora de prevenir el cáncer, por ejemplo-, sino también para nuestro entorno, al ser reciclable infinitas veces sin perder su integridad ni su fuerza. ¿Necesitas más razones para pasarte al vidrio?

Más información:
http://www.friendsofglass.com/es/five-good-reasons/health/info#

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.