Así será el packaging del mañana

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

Las claves del packaging que viene: ecológico, personalizado y fácil de transportar.

Los envases del futuro son predecibles para Surgenia/Centro Tecnológico Avanzado. En este centro se lleva a cabo estudios para categorizar diferentes perfiles de consumidor y eliminar así incertidumbres a la hora de diseñar. Se trata de investigar qué es lo que se debe diseñar o, como dice Paola Caballer, “ir dos pasos por delante del producto”. Nada como poder adelantarse a las necesidades del consumidor con antelación suficiente para obtener una ventaja competitiva. Recientemente, en la revista Interempresas, Caballer ofreció las soluciones de packaging del futuro.

los envases del futuro Memobottle

Memobottle es la botella más cómoda de transportar, gracias a su forma.

 

Las tendencias de consumo que más influyen en el sector son la tecnología, la conciencia ecológica, la búsqueda de la exclusividad y la conveniencia. A la hora de innovar, el sector tiene muy en cuenta estos factores para convencer al conusmidor final. De este modo, los tarros y botellas más adelantados a su tiempo han de cumplir con estos requisitos.

 

Los envases del futuro y sus claves

Ser eco-responsables. La conciencia verde motiva al público, y seguirá haciéndolo durante años, a la hora de decantarse por un producto. Ya se están testando recipientes hechos de nuevos biomateriales, que los avances de la tecnología hacen posibles. En este marco, el vidrio tiene mucho terreno ganado, gracias a su naturalidad y a la posibilidad de reciclarse infinitas veces.

los envases del futuro ecológicos Bottlass

Un envase que también se convierte en copa es una gran solución ecológica. Es de Bottlass.

 

Integrarse con la tecnología más puntera. La digitalización está en todas partes y así lo espera el consumidor. Se demanda envases inteligentes, en cuyo diseño se aplican las últimas tecnologías. Numerosos proyectos de I+D se enfocan a ofrecer packaging con dispositivos que informan de la frescura de su contenido o de lo que se debe consumir al día para mantener una dieta sana. Y luego está el factor diversión: la aplicación de la realidad aumentada en el diseño del packaging aumenta su interactividad con las últimas generaciones. Los envases del futuro producirán interés y curiosidad.

Hiperpersonalizarse. La búsqueda de un envase auténticamente diferenciador sigue siendo trascendental para el sector del lujo. El crecimiento de esta demanda lo va a impulsar en los próximos años de forma exponencial. Un ejemplo es el uso cada vez más extendido de impresión digital en muchos envases de bebidas para ofrecer al público la mayor personalización.

Viajar con el consumidor. Nuestro ajetreado ritmo de vida nos impone un consumo nómada. Cada vez se aprovecha más el entorno fuera de casa para comer, trabajar o descansar. Esto ha supuesto un impacto enorme sobre el sector agroalimentario. En consecuencia, surgen recipientes enfocados a facilitar su transporte hasta el extremo. Con forma de libreta, adaptables a nuestra bicicleta o nuestros bolsos y mochilas, etcétera. Tamaños reducidos y formatos unipersonales empiezan a ser la regla.

Mientras las predicciones de Surgenia empiezan a cumplirse, otros medios aliados a la tecnología permiten seguir avanzando el packaging del mañana. Descúbrelo aquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.