Cómo conectar con la Generación Z

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

Las marcas de bebidas se vuelven hacia los menores de 22 años.

Se habla mucho de millennials y hasta de “viejennials”. Pues aquí viene un nuevo target: la Generación Z. Son los nacidos entre 1980 y 1995. Menores de 22 años, han nacido con este siglo. Tienen sus propias necesidades a la hora de consumir, hacia las que el mundo de los envases de vidrio empieza a enfocarse. ¿Cuáles son? En Top Comunicación hemos encontrado una muy buena guía que resumimos hoy.

 

generación z y bebidas

Los gustos y aficiones de la Generación Z (menores de 22 años) intrigan a las marcas de bebidas.

Cómo es la Generación Z 

En nuestro país, la Generación Z ya está en torno al 24,5% de la población. Así, las marcas empiezan a interesarse por sus demandas. Son los próximos consumidores, unos que no dejan de manejar y generar información. Y con ella, tendencias. Digilant, ha analizado sus pautas de conducta y valores, que prometen tener una gran influencia sobre el sector de bebidas y alimentación y, por ende, en el de los envases de vidrio.

El poder de las redes sociales. Los GenZers las usan para hacerse fans de sus marcas favoritas, especialmente Instagram y Snapchat. Los anunciantes que siguen recurren a formatos muy visuales, con funciones para conseguir votos, cargar vídeos o fotos, etc. Las publicaciones con imágenes son un must.

Nuevos influencers.  Según Digilant, el 72% de los consumidores Z confiesa que, a la hora de comprar, se dejan llevar por los influencers. Personas con legiones de fans, una gran reputación y elevado caché. A su sombra han surgido los “microinfluencers”, más rentables para las empresas. Son nuevos y valiosos aliados.

Publicidad nativa. Estos jóvenes no prestan demasiada atención a la publicidad online. Por eso, existe la “native advertising”, con mensajes personalizados.

Realistas. Aprecian que en el ámbito de la comunicación se empleen personas reales en vez de modelos. Quieren identificarse con ellos, compartir sus experiencias. Lo que implica que lo hagan en las redes sociales.

Infieles. Lo son en el sentido de que les gusta sentirse libres y no comprometerse con una marca. Ni sentirse un target ni dejarse atrapar por programas de fidelización. Son individualistas y, así, buscan productos únicos que les hagan sentirse únicos.

 

Realidad versus internet

Adictos a las experiencias. A interactuar con la marca, más que a poseer un producto. Y, además, no miran demasiado el coste de las cosas, en comparación con los millennials. Si creen que les merece la pena gastar dinero en algo, lo hacen sin buscar ofertas.

Amantes del mundo físico. Y de realizar sus compras en él, curiosamente.  El 81% acude a tiendas tradicionales.

Satisfacción inmediata. Se dice que su capacidad de concentrarse es de 8 segundos. Ése es el tiempo de que dispone un anunciante para captarles. Más aún, lo que quieren, lo desean ya, tal y como se han acostumbrado en la vida online. Y son multitarea, capaces de emplear varios dispositivos al mismo tiempo y con eficacia.

La TV ha muerto. Simplemente, no les atrae. Si se busca ser descubierto por los GenZers, el terreno que pisan es el de los videojuegos, series en streaming y otros contenidos en plataformas abiertas o de pago.

Que hablen bien de ti. Para conectar con la Generación Z, las marcas han de labrarse una reputación impecable basada, por ejemplo, en compromisos reales. Con el medioambiente o causas sociales. Y garantizar la seguridad de los datos del consumidor en sus procesos.

Posted in:
About the Author

Rosalía del Río

Periodista y experta en comunicación. Responsable de marketing y comunicación para diferentes clientes de gastronomía, alimentación, vino, diseño, entre otros. Competencias digitales y SEO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.