La botella que desafió la Ley Seca

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

Una nueva propuesta de envase de original para whisky, en el certamen de Diseño de Verallia.

La edición 2018 del Concurso de Vidrio y Creación auspiciado por Verallia, dedicadoesta vez a licoresy espirituosos,  ha propiciado proyectos tan curiososcomo el siguiente. El envase Wolf Whisky, de Belén Serrano, estudiante de ESNE (Escuela Universitaria de Diseño,  Innovación y Tecnología), parte de una historia que nos lleva a la América de la Ley Seca, en los años 20.

Espirituosos y licores de concurso

Wolf Whisky, el proyecto que Belén Serrano (ESNE) presentó al concurso de Vidrio y Creación, centrado esta año en espirituosos y licores.

 

Envases de diseño clandestinos

La autora de este diseño se basó en una narración que le hizo su abuelo y que se remonta a los años 20, la época de la Ley Seca en Estados Unidos, que prohibía la compra, venta y consumo de alcohol. En ese tiempo,  un capitán de navío, apellidado Wolf, comerciaba con feascos de colonia. Un día se dio cuenta de que aquellas botellas vacías sobrantes podían servir para algo más que para almacenar polvo.

Y así, decidió que él y sus hombres iban a invertir el largo tiempo de las travesías en destilar su propio whisky para vendérselo a los aristócratas. Al contárselo a su tripulación, los marineros aplaudieron a Wolf. En dos así años vendieron 10.000 frascos de la conocida como “colonia Wolf”, que escondía uno de los destilados más prohibidos de Estados Unidos, el whisky.

 

Espirituosos y licores certamen

La clandestinidad está en el origen de Wolf Whisky, una original botella para licores y espirituosos.

 

En un principio, los principales clientes del capitán Wolf eran personas con un mayor poder adquisitivo. Pero esta marca ha resurgido para romper con ese mito y ofrecer al público una botella que se ajusta a una amplia gama de consumidores con diferentes gustos y posibilidades.

 

 

Espirituosos y licores rebeldes

Con el diseño de este concepto, se intenta romper con el estereotipo de las botellas habituales de whisky. Pretende ser un envase que guste a todos los géneros, tanto por su contenido como por su aspecto.

Cuenta con un tapón de plástico reciclado y un corcho que imita la textura y el color de la madera de los barriles, donde esta bebida ha reposado. Aunque en realidad es de plástico, para asegurar un buen cierre.

Si os habéis quedado con ganas de saber más,  en este vídeo la creadora de Wolf Whisky desarrolla sus ideas.

 

About the Author

Isabel Queipo

Periodista especializada en gastronomía y editora de varios blogs relacionados con el ocio y el consumo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.