Escrito en vino

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

Ésta es la historia de una etiqueta, según sus propios creadores, “imposible”. Todo comienza cuando el estudio catalán de diseño Ladyssenyadora recibe 150 botellas de vino como pago por un trabajo que había realizado para una bodega del Penedès. De ahí nace la idea de crear su propio vino de edición limitada con, claro, una etiqueta especial…

Tinta de Vi


Lo “especial” es que está hecha con tinta de vino, cosa que, a priori, puede parecer sencilla. Pero no. Imprimir con las lías que salen de la crianza, deshidratar el resultado de lo anterior hasta obtener un polvillo, reducir el vino en una cocina… todo falla. El proceso entero acaba pareciendo una auténtica misión imposible, tal y como lo atestigua el vídeo que el equipo ha subido a la red recientemente y que merece mucho la pena ver. En él se puede ver la gran cantidad de pruebas que son necesarias hasta dar con la mezcla líquida perfecta que posibilita estampar su obra en la etiqueta de marras. Como pasa casi siempre, la combinación de trabajo duro, factor suerte y cierta cabezonería termina por dar sus frutos.

El vino se llama Tinta de Vi, no podía ser de otra manera. Un vino con una curiosa historia detrás que, inevitablemente, protagonizará la conversación entre los compradores y sus contertulios a la hora de descorchar la botella.

Fuentes: http://www.yorokobu.es y http://lacriaturacreativa.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.