El moderno encanto de una botella vintage de aceite

Así es el envase ganador del tercer premio del concurso de Diseño de Verallia 2020.

 

Hoy analizamos el proyecto ganador del Tercer Premio del Certamen de Vidrio y Creación 2020. Recordemos que la séptima convocatoria del concurso anual, creado por la firma vidriera Verallia , desafiaba a los estudiantes de España y Portugal a imaginar los envases de vidrio más versátiles para aceite de oliva. Albor, firmado por Paula Torres, que cursa estudios en ESDIR (Escuela Superior de Diseño de La Rioja), es uno de los tres mejores proyectos presentados gracias a estas particularidades.

 

Envase vintage de diseño

El envase Albor es un proyecto de Paula Torres, estudiante de ESDIR y ganadora del Tercer Premio en el concurso de Vidrio y Creación de Verallia.

Envase vintage para aceite exclusivo

El título escogido para este envase, Albor, se define como el blancor perfecto, la primera luz del día. Principio, preámbulo o comienzo de algo. Adolescen- cia o que tiene la etapa de la niñez o infancia. Así nace este concepto de botella que posee una gran carga símbolica. Al mismo tiempo, guarda una gran afinidad con ese sector del público moderno atraído por la estética vintage.

El envase está diseñado para almacenar aceite y rendir homenaje a generaciones de olivareros que hacen posible disfrutar de este oro líquido. Para ello, la joven diseñadora recrea en su botella un estilo rústico y sencillo pero con mucho carácter. Este envase, según cuenta Paula, tuvo que atravesar varias etapas de maduración desde una primera propuesta, basta y rudimentaria, a otra más redondeada, ergonómica y esbelta. Finalmente se llegó al diseño final, elegante, refinado, equilibrado y muy preocupado por mantener sus valores tradicionales.

Envase vintage de aceite

El envase Albor es sostenible, al ser de vidrio, resulta muy práctico por su asa y derrocha personalidad.

 

 

 

El diseño de este envase vintage busca la ligereza y la ergonomía, para poder usarse en múltiples ocasiones múltiples ocasiones y frecuentemente. Por ello, debe adaptarse perfectamente a la mano y resultar cómodo de manejar.

Para conseguirlo, la estudiante ha optado por darle un cuerpo es esférico, lo que permite agarrarlo firmemente con una sola mano. La curvatura desde el cuello al cuerpo de la botella retiene las gotas de aceite que puedan derramarse, de forma que no se escurran a lo largo del envase.

Hay, además, un valor añadido en su asa, que le otorga carácter y personalidad y es, también, muy práctico.

En el siguiente vídeo podemos apreciar mejor las cualidades de Albor. ¡Descúbrelo!

 

About the Author

Isabel Queipo

Periodista especializada en gastronomía y editora de varios blogs relacionados con el ocio y el consumo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.