Envasando recuerdos

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

Hoy os traemos unos tarros de foto. O unas fotos de tarros… Todo vale cuando se trata de hacer arte con vidrio, especialmente si hablamos de fotografía, una disciplina para la que este material desvela posibilidades infinitas. Algo que nosotros mismos ya hemos testado con nuestro Concurso de Fotografía Artística Mis Botellas de Vidrio, donde comprobamos que los creadores con cámara disfrutan perdiéndose en la transparencia, la limpieza y los reflejos de lo que, a primera vista, podemos tomar por simples envases.

El finlandés Christoffer Relander ha querido ir un paso más lejos y “envasar”, con el ojo de su objetivo, los recuerdos más hermosos de su infancia entre los bosques y lagos de su tierra. Aquí está el resultado.

Jarred-Displaced-1Jarred-Displaced-2-810x945

El artista dedicó casi un año captando imágenes de los paisajes donde creció, en pleno campo. En vez de optar por el consabido Photoshop, decidió experimentar con múltiples exposiciones analógicas mientras disparaba empleando una película de medio formato. Fotografió tarros de vidrio pintados de negro y cubrió los negativos con los de los paisajes, para dar lugar a esta preciosa serie en blanco y negro, titulada Jarred & Displaced. Este vídeo explica el proceso en detalle.

Las fotos atrapan el propio espíritu de los bosques y campos, trasmitiendo una sensación de encantamiento que el vidrio contribuye a intensificar. La lente de Relander se confunde con el vidrio a través del que el espectador contempla un entorno mágico, como salido del sueño de un niño. Si quieres dejarte embrujar un poco más, la historia completa está aquí.

Jarred-Displaced-9-810x945

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.