El whisky que te llevarías al espacio

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

Hace cuatro años, Ardbeg se convirtió en la primera destilería de la historia en enviar un whisky al espacio, como parte de una investigación pionera sobre la influencia de la gravedad en la maduración de los destilados. Las conclusiones de tan peculiar estudio se han hecho públicos ahora, aprovechando lo cual la productora, propiedad del grupo LVMH, lanza al mercado Ardbeg Supernova 2015, que promete llevar al paladar hasta el infinito y más allá.

Esta aventura empieza en octubre de 2011, y la protagoniza un cargamento de destilado de whisky, recién salido del alambique en Isley (Escocia). Es guardado en ampollas y facturado a la Estación Espacial Internacional por la compañía NanoRacks LLC. Su siguiente parada: Kazajistán, desde donde despega en el interior de una nave rusa no tripulada, rumbo a las estrellas. La misión dura tres años, durante los cuales el whisky orbita a 320 kilómetros de la Tierra, a 77,724 kilómetros por hora. En septiembre de 2014, la nave lo devuelve a nuestro planeta y es recibido (suponemos que con todos los honores) por un equipo de expertos en whisky y científicos independientes, encargado de comparar la bebida experimental con unas muestras de control guardadas en la propia destilería. Un año después, ya se sabe cómo se comporta un destilado en microgravedad (cercana a la gravedad cero).

Según los resultados, dichas condiciones tienen un impacto en los terpenos o unidades estructurales que conforman el sabor de varias bebidas y alimentos. Como consecuencia, el whisky espacial ha regresado con un carácter más “ahumado y fenólico” que la muestra terrícola, según palabras del bioquímico Bill Lumsen. No sólo eso, sino que el científico ha destacado “una combinación diferente de aromas con la que no me había encontrado hasta la fecha en la tierra”.

El homenaje a esta colaboración excepcional, cuyos frutos tendrán una gran relevancia en el mundo de los destilados en general, no se ha hecho esperar: aquí está el muy exclusivo Ardbeg Supernova, con su aroma a pimienta y toques de hierbas aromáticas, frutos ahumados, algas marinas e hinojo. Una mezcla preparada para poner los paladares en órbita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.