El consumo de vino en España: en casa del herrero…

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

Ahora que todavía celebramos la magnífica noticia de que España ya es la primera potencia productora de vinos, vienen muy a colación las declaraciones que Rafael del Rey, Director del Observatorio Español del Mercado del Vino, realizó recientemente en Vitisphere. La más impactante -por paradójica- es la que se refiere a la tendencia de consumo en las principales cunas de los caldos: “En los últimos 20 años está creciendo de forma sostenida el consumo de vino entre los países no productores (o poco productores), mientras está cayendo entre los tradicionalmente productores, como Francia, Italia, Portugal o España”. De ahí que en nuestro país lo que más está creciendo sean las exportaciones, a las que hemos accedido de forma masiva recientemente. Así, cada vez orientamos nuestro mercado hacia consumidores diferentes, que eran más aficionados a bebidas espirituosas, licores, cervezas…

ConsumoVino

El vino comercializado entre países “representa más del 40% del total del consumo y la tendencia es a que dentro de muy poco alcance la mitad del consumo total”. El OeMv calcula que en el mundo se consumen 250 millones de hectolitros anuales, aproximadamente. En el ránking de los amantes del vino, franceses, italianos, alemanes, británicos, norteamericanos y chinos se disputan el primer puesto. La cifra de españoles aficionados es de 22,5 millones y, aunque podemos presumir de grandes zonas productoras, es ahora cuando dejamos de estar pendientes de cuestiones legales y subvenciones para preocuparnos más por cómo vendernos de cara al exterior.

Y es que España, “el primer viñedo del mundo”, vive un emocionante período de cambio gracias a las inversiones en reestructuración, la mejora de la productividad del viñedo y las grandes cantidades de vino que se dirigen al mercado, en vez de buscar la destilación como principal salida. Antes, los vinos envasados con indicación geográfica se centraban en la hostelería y la restauración; pero la crisis, que ha hecho mella en estos sectores, ha obligado a nuestras bodegas a esforzarse por crecer y diversificarse para atender a nuevos mercados y segmentos, con mejores equipos, mayores estructuras comerciales y más conocimientos.

Para Rafael del Rey, nuestras exportaciones deberían tender a “generar más valor, consolidarse en los segmentos de mejor precio medio y hacerlo gracias a marcas potentes y sistemas de distribución estables”. Lo que implica pasar de granel a envasado y potenciar la comercialización estable de productos envasados. “El reto está en vender todo lo que producimos y hacerlo de forma rentable para el conjunto de la cadena de producción y distribución”.

http://www.vitisphere.com/expediente-51095-Dentro-de-muy-poco-el-comercio-internacional-del-vino-alcanzara-la-mitad-del-consumo-total.html

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.