¿Cómo se desarrolla una botella de vidrio?

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

Hemos comentado en muchas ocasiones que la innovación y la diferenciación son claves en el mundo de los envases de vidrio. Pero ¿cómo se consiguen estos objetivos en la práctica? Para averiguarlo, contactamos con una fuente experta: Verallia, empresa líder en Europa en el sector de envases de vidrio para alimentos y bebidas, que dispone de un Centro de Diseño de Envases (CDE) con 50 años de experiencia.

Botella

Allí nos espera Carlos Martín, Responsable de Desarrollo de Bebidas, que nos explica cómo se diseña una botella en función del producto que contendrá o los valores de la marca. El gran elemento diferenciador del Centro con respecto a otras empresas del sector es, según Carlos, “nuestra capacidad de abrirnos totalmente a los clientes. Tenemos una sala específica para este área, donde los clientes ven cómo se diseñan los proyectos y donde pueden aportar sus ideas para crear un envase único para ellos”. Además, ya están innovando para implementar una herramienta, Webex Design, cuyo fin es realizar conexiones online desde el CDE; lo que les permitirá trabajar junto a sus clientes a distancia y en tiempo real.

Gestando una botella

Cuando se presenta un nuevo envase puede tratarse de uno de estos dos casos: que sea un modelo estándar desarrollado por el fabricante o un modelo personalizado al gusto del cliente. Si el diseño se realiza ad hoc, el proceso es el siguiente:

– Una primera reunión cliente – fabricante de envases para decidir la línea a seguir.

– Se realiza un primer boceto en un plano maqueta (o plano de la botella).

– Los delineantes hacen los planos maqueta necesarios hasta obtener la total satisfacción del cliente.

– Si el modelo es complejo y hace falta un ensayo previo, se solicita un molde. Aquí nos comenta Carlos que “es muy importante vigilar los plazos de desarrollo y la selección de los talleres –cuanto más complejo más especializado ha de ser- para no alargar más el proceso, de por sí ya amplio. La construcción de un molde lleva mucho tiempo, de un mes a mes y medio; por lo que es importante acertar”.

– Cuando el taller entrega el molde definitivo, se lleva a cabo un ensayo y se fabrica las muestras que aprobará el cliente.

“A veces nos proponen ideas de lo más descabelladas, que son irrealizables desde un punto de vista industrial. Los clientes deben dejarse aconsejar ya que nuestra aportación consiste en optimizar el proceso”, apunta Carlos.

Acabamos la visita al CDE y nos vamos a tomar algo a un bar. La botella de refresco que pedimos, de pronto, ya no parece un objeto cotidiano cuya existencia pasa desapercibida. Ahora cobra un significado especial, pues sabemos cuántas mentes han trabajado por hacerla posible y el laborioso proceso para llegar a este momento. Durante un rato se hace el silencio en la mesa mientras la miramos, repasando mentalmente…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.