Cómo conservar el aceite de oliva

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

Disfrutar de un buen aceite de oliva virgen extra depende, en buena parte, de cómo lo conservamos para que no pierda sus propiedades. Si además se es enemigo de la monotonía, lo suyo es tener aceites de distintas variedades y experimentar con ellas, por lo que merece la pena saber guardarlos y escoger un lugar adecuado para nuestro rincón oleícola.

villadecanena

En primer lugar, se aconseja que el aceite venga en botellas de vidrio (especialmente oscuro, ya que es una garantía de que estará bien protegido contra la luz). Lo siguiente es buscar un sitio oscuro y fresco, siendo 20 ó 22 grados una buena temperatura de referencia. El exceso de frío tampoco es conveniente: si el aceite se congela perderá alguna de sus cualidades saludables. También se debe evitar guardar aquí electrodomésticos –desprenden calor-y, desde luego, productos de limpieza, porque el aceite puede absorber su aroma, algo nada recomendable…

A la hora de servirlo en las aceiteras, debemos tener en cuenta que ciertos metales, caso del hierro o el cobre, degradan el contenido; así como que es necesario limpiarlas bien después de su uso e impedir que los restos del aceite antiguo se mezclen con el nuevo y afecten a su sabor.

¿Y qué más? Pues a enriquecer nuestro departamento aceitero con arbequina, picual, cornicabra, manzanilla… y a gozar de nuevas sensaciones culinarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.