Cervezas divinas

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

Para muchos, la cerveza va más allá de disfrute y de cultura y es toda una religión. A ellos les dedicamos este post de marcas con nombres bíblicos e imaginería a juego. Empezando por La Santa, una cerveza artesanal elaborada por una microcervecería barcelonesa, que se apoya en un diseño espectacular: etiquetas que representan los trece tormentos a los que fue sometida la mártir Santa Eulalia. Puede sonar algo siniestro, pero su autor, Antonio Álvarez, ha conseguido hacer de estas ilustraciones minimalistas, en blanco y negro, unos bonitos ejercicios de imaginación.

La Santa

Para adivinar qué tipo de tortura se esconde tras las formas geométricas e imágenes abstractas que decoran los envases de La Santa, no es necesario haber leído la historia de la infortunada Eulalia (nacida en el siglo IV en Barcino, actual Barcelona). Algunas botellas muestran el concepto de una forma tan ocurrente como estética. Aquí debajo, por orden, el aceite hirviendo con el que se cuenta que fue martirizada, la crucifixión en una cruz con forma de aspa y la decapitación.

aceite hirviendo

Crucifixión

decapitación

Como cuenta el diseñador, “el reto consistía en desarrollar una marca y posicionarla en el mercado de manera simple, accesible y muy personal, pero sin perder ese toque humano que hace honor a nuestra protagonista, de ahí los cortes en la tipografía, un guiño hacia los martirios que sufrió”.

01-ave-maria

Sin duda, el detalle de la hoja de marihuana sobre la cabeza de la virgen María es lo que “descoloca” al ver la etiqueta de esta cerveza. Toda una llamada de atención, pero no es lo que parece. Aunque se llame Ave María Canabis, se trata de una cerveza de tipo Lager, aromatizada (sólo eso) con cáñamo, de baja fermentación. Su sabor es dulce, a caramelo, y resulta aceitosa y suave. Y no, no tiene efectos alcaloides.

logo la virgen

No podía faltar La Virgen, la microcervecería madrileña ubicada en Las Rozas. Bajo la imagen florida y desmelenada de esta virgen, que proclama la pureza y la modernidad del producto a partes iguales, la marca ya es de sobra conocida por los amantes de las cervezas artesanales hechas en España, algo en lo que sus responsables, Jaime Riesgo y Ana Coello, fueron pioneros. Su estrategia de negocio llega hasta convertir su fábrica en un espacio para eventos, montar un foodtruck y lanzar merchandising donde el diseño es el protagonista.

Judas

Y la más irreverente y famosa de la colección. Judas, una rubia belga de fermentación alta (tipo ale), que presume de ser “fuerte”. La presentación de la botella y los agresivos contrastes de rojo y negro que la decoran –reforzados en ocasiones por ilustraciones como la que hemos elegido, la horca en la que murió el discípulo traidor de Jesús– dejan claro que ésta es la bebida del público duro. Por si alguien se pregunta si el nombre de “Judas” tiene algún sentido, más allá de recordar el personaje bíblico y sus contradicciones, aquí está la explicación: entra con mucha facilidad y su graduación alcohólica no afecta en principio… hasta que uno abandona su asiento. ¡Traidora!

 

About the Author

Rosalía del Río

Periodista y experta en comunicación. Responsable de marketing y comunicación para diferentes clientes de gastronomía, alimentación, vino, diseño, entre otros. Competencias digitales y SEO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.