Categoría: Sostenibilidad

  • La playa del vidrio

    CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

    El vidrio es un material natural, pero es necesario reciclarlo para preservar nuestro planeta.

    Por mucha imaginación que puedas tener, es imposible llegar a adivinar las maravillas que la naturaleza tiene pensadas. ¿El último ejemplo de ello? La bahía de Ussuri, en Rusia. Sin duda, una gran lección de cómo la naturaleza es más fuerte que el ser humano.

    Bahía de Ussuri Una playa de botellas

    Cerca de Vladivostok se encuentra Ussuri, la playa rusa de vidrio, que se ha convertido en uno de los lugares más especiales del mundo gracias a una sencilla casualidad y causalidad.

    Durante la época de la URSS esta zona se consideraba peligrosa ya que se usaba como vertedero. Es decir, era una magnífica playa pero se encontraba llena de botellas de vino, de cerveza o de vodka completamente rotas y era imposible no cortarse con ellas, por lo que su entrada se encontraba, prácticamente, prohibida.

    Playa de Cristal en Rusia

    Sin embargo, en esta playa de vidrio es donde la naturaleza ha vuelto a demostrarnos su poder una vez más: gracias al movimiento de las olas y la fuerza con la que durante años ha golpeado los cristales rotos, los restos de botellas se han ido convirtiendo en preciosos guijarros. Ya no cortan, sino que son la principal atracción del lugar: una playa del cristal con múltiples destellos de colores.

    Reciclar es la clave

    La belleza y originalidad de este paisaje no nos exime de reciclar. Ayudar al planeta y asegurarnos un futuro sostenible son los puntos verdaderamente importantes de esta labor. Así que, recicla, el futuro te lo agradecerá.

    arena de vidrios rotos

  • Envases sostenibles, la tendencia más beneficiosa

    CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

    El número de empresas que apuestan por la sostenibilidad no ha dejado de crecer en los últimos años, tal y como lo demuestran los datos hechos públicos en un estudio. Éste pone de manifiesto que más de 2.000 empresas han implementado medidas para conseguir envases sostenibles que sean fáciles de reciclar y que a la vez permitan un mejor aprovechamiento del producto envasado.

    tarro vidrio1

    Vidrio y sostenibilidad van de la mano. Este material se ha convertido en uno de los más utilizados para el envasado de bebidas y productos de alimentación. Por sus peculiares características, el vidrio te permite almacenar productos de una forma higiénica.

    La fabricación de vidrio desde cero implica un proceso industrial que conlleva emisiones de carbono y que tiene un impacto negativo en el medio ambiente. Sin embargo, gracias al reciclaje que empresas y particulares llevan a cabo, es posible obtener vidrio de una forma mucho más sostenible.

    window-1629020_960_720

    El vidrio puede reciclarse al 100 % y un número ilimitado de veces, lo que contribuye a la economía circular en la que tú puedes colaborar, haciendo que no se gasten más recursos de los necesarios. Precisamente por ello, el número de empresas que escoge el vidrio como material para envasar sus productos, sigue en aumento.

  • Pide cerveza sostenible

    CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

    Desde hace unos años la cerveza artesanal está viendo un auge sin precedentes. Muchos pequeños fabricantes, e incluso particulares, trabajan en este sector tanto con intenciones comerciales como por afición. Es una tendencia que se relaciona, también, con el estilo de vida que apuesta por la sostenibilidad, y en esto no solo están los pequeños productores, sino también las grandes marcas. La cerveza ecológica, o la cerveza sostenible, es aquella que busca el respeto y la sostenibilidad medioambiental y social. Y esto es algo en lo que puede implicarse tanto el producto en sí, los ingredientes de la cerveza, como el propio método de elaboración,  que debería ser también ecológico y sostenible. Pero no sólo eso, también el propio envase. Las botellas de cerveza sostenible también deberían, por coherencia, ser sostenibles.

    ¿Te gusta la cerveza? Pues te vamos a mostrar algunos ejemplos que demuestran que ecología, cerveza y diseño pueden ir de la mano.

     Smart Beer brindis

    Smart Beer es la primera cerveza orgánica neoyorquina, una bebida que es respetuosa con el medio ambiente en su producción, en los ingredientes de producción ecológica y en su envase, una botella de aspecto estilizado. Su etiqueta es un alarde de minimalismo y simplicidad, siguiendo la filosofía de la casa Smart Beer: un diseño moderno, negro sobre blanco, de líneas claras y sin florituras. El logotipo nos recuerda todo esto: una visión inteligente, renovable, cíclica y revolucionaria. La agencia de publicidad PadillaCRT se encarga del marketing de Smart Beer.

    Lluna

    Aún más minimalista es el diseño de Lluna, la cerveza bio valenciana que, con su etiqueta, casi nos invita a pulsar un botón de encendido: ecología es modernidad, es tecnología limpia y es “poner en marcha” algo. Con esta etiqueta, el estudio de diseño Panda Creatiu ha querido alejarse de la estética más natural, silvestre o tradicional que suele acompañar a los productos artesanos. Lluna ofrece cervezas con una imagen moderna y original.

    toc1

    Los productos de la casa Art Cervesers, situada en Gallecs (Barcelona), han destacado por el diseño de su envase. El proyecto de Núria Vila también respeta los principios y la filosofía de la cervecera, trabajando con botellas recicladas y reciclables y con una etiqueta de aspecto rústico a la par que moderno, finalista de los premios Anuaria 2011 al mejor envase. Así es Toc d’Espelta. ¡Verla para probarla!

    heineken-cube-sirviendo-cerveza

    El colmo de la visión de futuro, y de pensar diferente, lo representa la botella cuadrada Heineken Cube diseñada por Petit Romain para el gigante de la cerveza. Heredera de una idea de los años 60, está pensada para facilitar el transporte (reduciendo costes y combustible), pero también para poder ser apilada como ladrillos de construcción. ¿Reciclar vidrio o edificar? Flexibilidad: la decisión depende de la zona del planeta en la que estemos.

  • El vidrio no solo una forma de envasar

    CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

    El pasado miércoles 15 de julio, tuvimos el placer de asistir a una conferencia sobre el “Estudio sobre la contribución medioambiental, social y económica del sector del envase del vidrio en España” organizada por ANFEVI (Asociación Nacional de Fabricantes de Envases de Vidrio).

    Allí tuvimos la ocasión de escuchar a Enrique Hernández Bento, Subsecretario del Ministerio de Industria, Energía y Turismo que destacó el papel que está teniendo el envase del vidrio en la actualidad no sólo como industria sino también como apoyo a la exportación de nuestros productos y siempre dentro de los más estrictos valores ambientales y laborales.

    La introducción al estudio la realizó Gonzalo Fernández Gómez, presidente de ANFEVI, que enfatizó sobre el vidrio y su importancia como motor de la economía. Destacó el papel de las empresas productoras de vidrio como creadoras de riqueza, generadoras de empleo y como soporte del desarrollo de las personas.

    0L9A3858

     

  • ¿Un mundo sin botellas de plástico?

    CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

    El plástico puede tardar, como mínimo, 100 años en descomponerse. Por lo tanto, en cualquier lugar del mundo pueden aparecer residuos de este material degradado que no han desaparecido todavía y puede que aún tarden mucho tiempo en hacerlo. Incluso en los océanos, con el peligro que esto conlleva: algunos peces y animales marinos se alimentan de estas pequeñas partículas de plástico que confunden con plancton. Y, ¿qué ocurre entonces? Que el plástico vuelve a nosotros a través del pescado que comemos.

    Foto

    Un material, por lo tanto, que no contribuye a un desarrollo sostenible de nuestra sociedad y nuestro planeta. ¿Es posible, entonces, una vida sin plástico? Algunas ciudades han sido conscientes de esta problemática y han empezado a tomar medidas al respecto prohibiendo la venta de botellas de agua de plástico.

    La primera gran ciudad en decir basta a estos envases de fue San Francisco en 2014, aunque antes otras localidades o campus universitarios de Estados Unidos y Canadá, ya se habían unido a la prohibición.

    La capital de California decidió limitar la venta de agua en botellas de plástico de menos de 0,6 litros en eventos, para evitar los envases individuales que son los más vendidos y, por lo tanto, las que más residuos generan. La prohibición comenzó el pasado 1 de octubre para edificios y eventos públicos cubiertos y en 2016 se alargará a eventos celebrados al aire libre. Los grandes eventos deportivos y culturales tendrán hasta al 2018 para adaptarse.

    Esperamos que más ciudades se unan a esta medida.

  • Las marcas sostenibles, en aumento

    CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

    Las marcas sostenibles han incrementado su facturación un 7% interanual, nueve veces más que las no sostenibles, según el estudio “El Mercado de Marcas Sostenibles en España”, elaborado por la Universidad Pontificia Comillas ICAI-Icade y la consultora Nielsen. ¡Buenas noticias para empezar el año!

    MarcasSostenibles

    Actualmente, las marcas sostenibles ocupan una cuota de mercado del 4,7%. Los fabricantes representan el 80% de las ventas de este tipo de productos, que suponen algo más del 6% de su facturación.

    Por otro lado, aunque la tendencia es que vaya en aumento, por ahora los distribuidores no incluyen de forma mayoritaria estos artículos en su surtido de marcas propias (MDD). En su caso, la facturación corresponde solo al 2,5%.

    La importancia del continente frente al contenido

    Dos tercios de las marcas sostenibles vende sus productos bajo el sello FSC (gestión responsable de bosques), lo cual muestra que se da más importancia al continente que al contenido. La cuarta parte de las ventas corresponde a productos orgánicos.

    Con estos datos, el estudio concluye que, por ahora, el mercado de marcas sostenibles otorga más peso a la variante medioambiental de sus artículos y no tanto a la social. Los productos de Comercio Justo, por ejemplo, tan solo representan el 0,3%.

    Esto influye también en la disponibilidad desigual en la gran distribución. Mientras que casi la totalidad de las tiendas vende productos FSC y orgánicos, tan sólo tres de cada diez establecimientos ofrecen marcas de Comercio Justo.

    El consumidor: hogares sin hijos

    Este tipo de marcas van dirigidas a un consumidor concreto: un hogar sin hijos y con pocos miembros, de clase media-alta y que compra 21 veces al año algún producto con algún vínculo ecológico o social, según relata el informe. Estos hogares gastaron de media 68 euros en marcas sostenibles en 2013, con un gasto total que alcanza los casi 150 millones de euros, lo que equivale a un 3,5% del total de gran consumo.

  • España, el quinto país europeo que más recicla

    CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

    El reciclaje de vidrio en nuestro país equivale a más del 8,5% del total en Europa. Es decir, que cada español deposita una cantidad media de 75 envases al año en los contenedores verdes. Gracias a esto, España se aúpa a la quinta posición entre los que más reciclan en el continente, según un artículo de Retema. Por delante están Alemania, Francia, Italia e Inglaterra.

    Reciclaje1

  • El vidrio, el material más seguro contra la migración de compuestos tóxicos

    CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

    A principios de mes, la sede de AINIA Centro Tecnológico en Paterna (Valencia) celebró una jornada dedicada a La migración: factor clave de la seguridad y calidad de los productos envasados. En ella, varios especialistas comentaron las últimas innovaciones surgidas para fabricar recipientes seguros, combatir la migración de compuestos en determinados tipos de packaging y, por tanto, evitar la contaminación de los alimentos.

    AINIA

     

  • 5 tendencias de packaging para niños

    CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

    Seguro que te has fijado alguna vez en la parte trasera de una caja de cereales: juegos, colores, laberintos… Un packaging ideado y diseñado exclusivamente para los más pequeños, para que su desayuno sea toda una experiencia. Y es que los niños pueden hacer triunfar o fracasar a una marca según el envase de sus productos: el tamaño, el peso, los colores, etc. juegan un papel esencial.

    PackagingNiños1

  • Reciclar botellas de vidrio está de moda

    CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

    Reciclar está de moda. Y es que, según los últimos datos de la Federación Europea de Envases de Vidrio (FEVE), la cantidad de vidrio reciclado ha aumentado considerablemente, superando el 70% por primera vez en la historia. Este porcentaje significa que alrededor de 25 billones de botellas y tarros fueron recogidos en 2012 para ser reconvertidos en nuevos envases.

    Reciclar1

  • Bodegas concienciadas

    CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

    Las bodegas empiezan a concienciarse sobre la importancia de reducir el impacto de su actividad en el medio ambiente. El pionero es el Grupo Matarromera, que acaba de convertirse en el primer grupo bodeguero español que obtiene la certificación por AENOR del cálculo de la huella de carbono en algunos de los vinos que produce. Es el caso de Matarromera Crianza, Emina Verdejo y Emina 12 Meses.

    BodegasConcienciadas1

  • Diageo, con la sostenibilidad

    CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

    Leemos en la revista InfoRetail que Diageo ha rediseñado sus botellas para reducir su peso y, también, el impacto de sus envases sobre el medio ambiente. El ejemplo más claro es la botella de whisky J&B: sólo unos ojos avezados podrán percibir las modificaciones de forma que han conseguido reducir su peso de 480 gramos a 412 gr. El ecosistema, en cambio, sí notará la diferencia, ya que supone un ahorro de 3.700 toneladas de vidrio en la fabricación de los recipientes y, por tanto, una bajada sustancial de emisiones de CO2.

    Diageo