Botellas que valen oro

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

El oro es el metal precioso más valorado, además de las piedras preciosas, y las marcas de bebidas espirituosas lo saben bien. Para satisfacer a los amantes del lujo, existen en el mercado varias propuestas que van desde copas con grabados en oro y diamantes hasta botellas con perlas o brillantes. Y es que el diseño del packaging puede convertirse también en una manera de ofrecer un producto selecto para los paladares más exigentes.

BotellaChambord

Cervezas, vinos, licores, vodkas tequilas… Un sinfín de bebidas utilizan piedras y metales preciosos para decorar sus envases. El licor más caro del mundo, por ejemplo, es el Chambord Royale Deluxe, elaborado en el francés Valle del Loira: su envase de vidrio está hecho de oro amarillo de 18 quilates y forjado a mano. Además, la botella lleva piedras y más de mil diamantes y esmeraldas. Un lujo que se refleja también en el precio… ni más ni menos que 2 millones de euros.

Los tequilas también tienen su botella “reina”. En este caso se trata de Diamong Sterling de Tequila Ley 925: su envase tiene 6.400 diamantes incrustados. Se encuentra en el libro de los Record Guinness como la botella más cara del mundo: unos 3 millones de euros.

BotellaLey

En cuanto al vodka, la más famosa es la botella de Diva Vodka. Cada envase contiene en su interior un pequeño cilindro que va desde la obertura hasta su envase. En él, el comprador puede elegir qué piedras preciosas quiere que contenga la botella. Aunque su precio varía dependiendo de las piedras preciosas, una botella puede llegar a costar unos 700.000 euros.

BotellaDiva

Existen también botellas de color oro que emulan un lingote de este precioso metal, como la ginebra Gold 999.9, elaborada en una pequeña destilería en la región de Alsacia, entre las fronteras de Francia, Alemania y Suiza. La forma y color de la botella hace alusión al alambique en el que se destila.

BotellaGold

Y la última novedad en oro, aunque en esta ocasión oro comestible, es el Smirnoff Gold Apple, un espirituoso que combina el vodka Premium Smirnoff Nº21 con el refrescante y delicioso sabor de la manzana y… ¡pepitas de oro de 23 quilates! La botella tiene un precio razonable de unos 30 euros, así que ya no tienes excusa para no catar oro.

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.